Xhevdet Bajraj

La maleta de los refugiados

 

 

 

TRINO

Una calurosa noche de verano
dentro de una casa en la cima de una montaña
un hombre penetra a una mujer
ambos olvidan sus nombres para siempre
toman una copa más de vino
trinan un verso cada uno
y salen por la ventana abierta
volando como pájaros

 

 

CABALLO EN EL RÍO

Un caballo negro sin nombre
durante una noche atravesó Kosovo varias veces
en la mañana
vio su propia imagen reflejada en el Drin
relinchó una vez y se bebió a sí mismo con prisa

 

 

EL DIOS DE LOS PÁJAROS

El sol brilla de manera mágica
como cuando el hombre
aún no era expulsado del paraíso

Un caballero de mediana edad
tira en la banqueta
la goma de mascar sin sabor
Un pájaro
la encuentra y trata de tragarla
se queda sin aliento
comienza a sentir la presencia
del horrible dios de los pájaros

 

 

TODOS DUERMEN

Duermen los ángeles
los perros
los bosques
los ríos
las aves
las estrellas
las prostitutas

Nadie sueña la vida
como el joven que colgaron en Viaducto

 

 

MUERTE AL MEDIODÍA

El joven herido
empezó a correr
trataba de huir

Mientras se apagaba el sol en sus ojos
oía la voz de su madre
al otro lado del río
llamándolo
como cuando era pequeño
y empezaba a oscurecer

 

 

EL CAMINO

Por el camino libre de dios
nos estamos secando
como flores
indignas
para cualquier tumba

 

 

MI PADRE ENTRE RUINAS

Hace frío aquí
padre
y la casa donde los dos nacimos
ya no existe

Sólo una ventana permanece
y de ambos lados
los paisajes están en ruinas
por eso
los pájaros tropiezan en vuelo

 

 

SONSRISA

Cuando cesaron los disparos
la niña dejó su bicicleta y corrió hacia su papá

Así la encontraron
limpiando la sangre de la cabeza de su padre
mientras él
para no asustar a su hija
expiró
con una sonrisa en los labios

 

 

LA MUÑECA

Aunque el ejército enemigo se ha retirado de la ciudad
una niña de seis años
con las manos le cierra los ojos
a su muñeca que le falta una pierna

 

 

LA MALETA DE LOS REFUGIADOS

Llevaste
números telefónicos de los muertos
ríos montañas colinas
el cielo de la patria
amor
y el miedo
en una bolsa de plástico
y llegas a un nuevo lugar
a vivir libre
para siempre
dentro de la niña del ojo asesino
que te vigila en la mira telescópica

 

 

TANTO SOÑAR                 

Refugiado en una cueva de marfil
lamo las heridas en la sombra del recuerdo

Dios
perdóname tanto soñar
el amor estaba tan lejos
y la vida era tan corta

 

 

ANTES Y DESPUÉS

Duermes cansada soñando los días cuando comíamos mitad pan mitad risa
y sobre el cielo diario se colgaba el sol ciego de su propia luz
El aroma de las rosas penetraba por la ventana abierta de la biblioteca
mientras escribía poemas sobre los días que nunca llegaron
Te esperaba con la botella de vino tinto en la mesa
y la vela prendida

el mundo estaba coloreado

Cuando el sol caía como manzana podrida
y las estrellas se prendían alrededor de la madre luna
hacíamos el amor mientras los grillos cantaban
una canción más vieja que la edad humana

Luego la guerra nos robó la vida que tuvimos
descubrimos qué hermoso es perder el trabajo
quedarse en la casa o salir
sin saber a dónde ir ni qué hacer

Descubrimos que romperse la mano una pierna o la costilla
significa estar vivo
que la vida es hermosa
triste y hermosa mientras haya paz

Ahora tenemos una biblioteca casi con los mismos libros
pero en otra lengua
en otra lengua escribo versos para los días que nunca regresarán
en otra lengua querida
duele la vida

 

 

CUATRO PATRIAS

Vive la vida
como la del anciano canoso que podría ser profeta
pero tiene otro quehacer
con la Canción sobre el fin del mundo de Milosz
y no salgas pero nunca salgas
del poema Ítaca de Kavafis

Si ves una flor en el desierto
es una señal de que todo es posible en este mundo
sueña
levántate
ata los cordones de tus zapatos
y sigue tus sueños

La luz ausente
nunca estará tan lejos como para no poder alcanzarla
aprende de tu padre y no intentes enseñarle nada
tienes un apellido un mundo y cuatro patrias
(no des la vida para ninguna de ellas
pero sí para unas personas ríos montañas y ciudades
como diría Pacheco)

En las veredas de la vida
mantén siempre estiradas las alas del alma
y nunca
pero nunca
sueltes el corazón de tu puño cerrado

Y para no olvidar
si alguna vez te vas a Kosovo
corazón de mi corazón
visita nuestras tumbas
y por favor no olvides probar
pan queso y uvas de Rahovec

 

 

EL VENDEDOR DE PEQUEÑOS ÁNGELES DE MADERA

Como cada día bendito
la noche puso un huevo de oro y escapó
esta vez cacareando relámpagos

Despierta el fuego dentro de la piedra
despiertan los pájaros
los bebés durmientes se despiertan
las madres y la leche de sus pechos se despiertan
las flores de la mañana se despiertan
los amores adormecidos
los muertos en la memoria
comerciantes de semillas de girasol
despiertan los que no pueden moverse
los conductores de transporte publico se despiertan
las buenas personas que van a trabajar se despiertan
también despiertan sus asesinos
Se despierta todos los días
con la vida apretada entre los dientes
él también
el vendedor de pequeños ángeles de madera
con la sensación de vergüenza de ser hombre
despierta
pero él se despierta en vano

Con la bolsa llena yendo de casa en casa
todos los benditos días
pero nadie le abre la puerta

Xhevdet Bajraj Nacido en Kosovo, naturalizado mexicano. Es poeta y traductor, tiene varios premios literarios. Su poesía ha sido traducida en varios idiom ... LEER MÁS DEL AUTOR