Vamos cayendo, cayendo de nuestro cenit a nuestro nadir, y dejamos el aire
manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a
respirarlo.
Adentro de ti mismo, fuera de ti mismo, caerás del cenit al nadir porque ése es tu
destino, tu miserable destino.

LEER MAS

Vamos cayendo, cayendo de nuestro cenit a nuestro nadir, y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo.
Adentro de ti mismo, fuera de ti mismo, caerás del cenit al nadir porque ése es tu destino, tu miserable destino. Y mientras de más alto caigas, más alto será el rebote, más larga tu duración en la memoria de la piedra.
Hemos saltado del vientre de nuestra madre o del borde de una estrella y vamos cayendo.
Ah mi paracaídas, la única rosa perfumada de la atmósfera, la rosa de la muerte,
despeñada entre los astros de la muerte.
¿Habéis oído? Ése es el ruido siniestro de los pechos cerrados.
Abre la puerta de tu alma y sal a respirar al lado afuera. Puedes abrir con un suspiro
la puerta que haya cerrado el huracán.
Hombre, he ahí tu paracaídas, maravilloso como el vértigo.
Poeta, he ahí tu paracaídas, maravilloso como el imán del abismo.
Mago, he ahí tu paracaídas que una palabra tuya puede convertir en un parasubidas
maravilloso como el relámpago que quisiera cegar al creador.
¿Qué esperas?
Mas he ahí el secreto del Tenebroso que olvidó sonreír.
Y el paracaídas aguarda amarrado a la puerta como el caballo de la fuga interminable.

 

Vicente Huidobro
Fragmento, Prefacio
(De Altazor, 1931)

Saludo Editorial
Vicente García Huidobro Santa Cruz Presidente Fundación Vicente Huidobro

Editorial

Altazor (Alto-azor) es un neologismo creado por Vicente Huidobro para dar título a una de sus obras maestras. Aunque comenzado en 1919, no será hasta 1931, y luego de varias versiones, que verá finalmente la luz. Es el aporte estético de Huidobro a la poesía española del siglo XX.

“Nací a los treinta y tres años, el día de la muerte de Cristo; nací en el Equinoccio, bajo las hortensias y los aeroplanos del calor. Tenía yo un profundo mirar de pichón, de túnel y de automóvil sentimental". (Altazor. Prefacio)

Ahora Altazor regresa, esta vez como revista electrónica de literatura, para difundir lo mejor de la poesía latinoamericana y universal, pero también dar cuenta de las nuevas generaciones de creadores.

Como Fundación, nos sentimos orgullosos de que Huidobro sea una puerta visible a la poesía de hoy y de siempre. Así lo habría querido el poeta. Enhorabuena.

Vicente García Huidobro Santa Cruz
Presidente Fundación Vicente Huidobro