Marco Antonio Campos

Con Joan Margarit en el café de La Ópera

 

 

 

 

CON JOAN MARGARIT EN EL CAFÉ DE LA ÓPERA

 

 

“A lugares hermosos, donde fuiste feliz,

si anochecen los años, si  demora el reloj,

si por nada o por Cristo, es mejor no volver”,

oía a Joan Margarit en el Café de la Ópera.

Veía la Rambla, el Teatro del Liceo.

El tigre del otoño, con uñas feroces,

desgarraba el follaje de los plátanos.

“No te equivoques. Deja que

lo bello, si fue, mude al corazón y al alma”.

Y con furiosa luz me volvieron

días azules y ocasos amarillos

del mayo del 1971 en la bahía de Acapulco,

con amigos joviales y jóvenes soleadas, o

en largos litorales de arena fogosa, o al lado

de piscinas donde el deseo quemaba a la mujer, o

en la fuga de coches velocísimos en la ancha costera, o

bailando en la pista -con música de estrépito-,

del círculo del Boccaccio  o del Tequila a Go Go.

“Yo tenía 22 años, y todo el ímpetu ciclónico

en las aguas ribereñas y en la tierra firme.

¿Sabes, Joan? Desde aquel lejano entonces

no volví a Acapulco. Desde aquel entonces

no he querido estropear lo que hubo entonces”.

 

Joan Margarit (España, 1938- 2021). En lengua catalana recibió los premios Miquel de Palol y Vicent Andrés Estrellés en 1982, la Flor Natural en los J ... LEER MÁS DEL AUTOR